Perro que vomita espuma blanca: ¿qué puede ser?

El vómito del perro, dependiendo del tipo o del color, puede significar varias cosas. Uno de los más comunes en los vómitos caninos es el que tiene el aspecto de una espuma blanca y, por tanto, también acaba siendo el que más dudas provoca en los padres de las mascotas cuando aparece. Para tranquilizarte y ayudarte a reaccionar cuando tu perro pase por esto, respondemos las dudas más comunes. Compruébalo.

¿Qué puede significar que el perro vomite espuma blanca?

A veces, los perros están corriendo, jugando y acaban comiendo un trozo de hierba o incluso la propia ración y acaban vomitando la espuma blanca que, en realidad, es la saliva. Con este tipo de vómito no hay que preocuparse. Hay que empezar a preocuparse cuando el animal hace eso en casa, sin ninguna actividad previa y varias veces al día. Generalmente, ocurre cuando el animal ya ha vomitado y, a lo largo del día, sigue vomitando la espuma blanca. Esto significa que tiene el estómago vacío y la espuma blanca empieza a volverse más amarillenta a causa de la bilis: entonces es necesario investigar más.

¿Qué hacer cuando el perro que vomita espuma blanca no come?

La espuma blanca en el vómito del perro es muy genérica. Puede ser el resultado de un momento de excitación del animal, por ejemplo, pero también puede significar la ingestión de un cuerpo extraño que hace que no quiera comer. Dependiendo de dónde se encuentre este objeto, el animal puede incluso tener apetito, pero el alimento vuelve porque hay una obstrucción en su tracto gastrointestinal. Esta falta de apetito también puede ser un signo de alguna enfermedad que el animal ya tiene, como una deficiencia renal crónica o una enfermedad del corazón.

Si se trata de un caso frecuente, como cuando el perro vomita durante varios días o muchas veces en el mismo día, es necesario llevarlo al veterinario para que el profesional evalúe por qué ocurre esto.

Si el perro ha vomitado debido a una indigestión, ¿hay algo que hacer para aliviar su malestar?

Si se trata de vómitos después de algún estímulo, como una carrera, por ejemplo, no hay que preocuparse. Puedes ofrecerle agua, pero si no la quiere, no hay problema. Ahora bien, si es un caso más frecuente, la causa no es una indigestión y hay que acudir al veterinario para ver si el animal no tiene una gastritis, una úlcera o algún cuerpo extraño en el vientre. Medicar al animal por un vómito es muy complicado si no conocemos la causa de ese vómito, entonces no hay mucho remedio para los vómitos de espuma blanca del perro: lo principal es tratar la causa de los vómitos con la ayuda de un veterinario.

Además de los vómitos, ¿cuáles son los otros síntomas que hacen necesaria una visita al veterinario?

La frecuencia de los vómitos y la edad del animal. Si tu perro siempre ha comido de todo, nunca ha vomitado y ha empezado a hacerlo a partir de cierta edad, es interesante hacer una revisión para comprobar que todo está bien. También puedes vigilar las encías del animal, es un buen marcador: si vomitó una vez y está con las encías enrojecidas, no te preocupes. Ahora bien, si es muy rojo o muy blanco, es señal de otra cosa.

¿Cómo prevenir las enfermedades que provocan el vómito con espuma blanca en el perro?

La mejor manera de prevenirlo es haciendo un chequeo. En los perros de hasta seis años, debe hacerse una vez al año: se pide un hemograma, una bioquímica, un análisis de orina e incluso una ecografía según el caso del animal. A partir de los seis años están indicados todos estos exámenes además de la consulta con el cardiólogo si tiene alguna cardiopatía o no. Las vacunas también son excelentes porque ayudan a la inmunidad del animal.

El vómito no es una causa y eso significa que muchas cosas pueden provocar el vómito. Los perros que tienen el hábito de coger cosas en casa necesitan que se les enseñe lo que pueden y no pueden coger para evitar que se traguen un cuerpo extraño. Este comportamiento es bastante común entre los Retrievers, como el Golden, el Labrador y el Setter, pero no sólo ocurre con estas razas. Dirigir este tipo de comportamiento también es muy importante para evitar los vómitos.

Subir