Conjuntivitis en perros: Síntomas más comunes y cómo tratarla

No es infrecuente que su mascota tenga el ojo rojo e incluso más secreciones de lo normal. Son muchos los factores que pueden desencadenar esto, como el polvo, los arañazos de otros animales de la zona e incluso las alergias. En todos los casos, es muy importante estar atento a cualquier cosa diferente en el ojo de su perro, porque puede tratarse de un caso de conjuntivitis. En los perros, al igual que la conjuntivitis en los gatos, el problema puede progresar hasta un grado mucho más grave. ¿Quieres saber más sobre este malestar que puede afectar a tu amigo? ¡Sigue leyendo que te explicamos!

Conjuntivitis en perros: ¿cuáles son las causas?

Mucha gente no lo sabe, pero los perros poseen un tercer párpado en los ojos, llamado membrana nictante o conjuntiva. Es esa membrana que protege los ojos en caso de tener contacto con algún peligro, como bacterias o incluso reflejos solares. ¿Sabes cuándo miras a tu perro mientras duerme y ves que su ojo está sin el iris y la pupila? Es el tercer párpado. En algunos casos, la membrana conjuntival puede inflamarse por razones externas, causando lo que llamamos conjuntivitis en perros.

Esa membrana no causa ningún problema en la visión de nuestros perros. Lo que ocurre es que puede inflamarse por varios motivos. Un ejemplo es cuando los perros caminan en los coches con la cabeza fuera de la ventana, recibiendo un poco de viento que trae algunas bacterias. También puede ocurrir al tener contacto con productos de limpieza que poseen componentes químicos o, aún, al sufrir una lesión en la zona de los ojos. En algunas razas, como Cocker Spaniel, Pug y Chow Chow, el perro se contagia de conjuntivitis por un fenómeno llamado "prolapso del tercer párpado", que ocurre cuando esa membrana no vuelve al lugar. Normalmente, lo esperado es que regrese en un máximo de 6 horas. Es importante observar en caso de que el párpado de su perro no vuelve dentro del globo ocular, ok?

Todos estos factores pueden contribuir a la inflamación de la membrana, generando un caso de conjuntivitis en perros que debe ser tratado tan pronto como se diagnostique. Es muy importante que el tratamiento de la conjuntivitis se realice de forma correcta, ya que esta enfermedad es muy grave y puede llevar a tu cachorro a perder completamente la visión.

Síntomas de la conjuntivitis en perros: ¡esté atento!

Los síntomas de la conjuntivitis son muy evidentes, por lo que no es difícil identificar la enfermedad. El problema es que algunos propietarios piensan que estos síntomas son comunes y, cuando se dan cuenta, el ojo del animal ya está completamente inflamado. Para confirmar si el perro tiene conjuntivitis, hay que prestar atención a las siguientes características:

  • Exceso de gotas para los ojos;
  • Ojo rojo o hinchado;
  • Arañazos en la membrana ocular;
  • Dificultad para mantener los ojos abiertos;
  • Desgarro.

¿Cuánto dura la conjuntivitis en los cachorros?

Si nota que su cachorro está con sospecha de conjuntivitis, llévelo urgentemente al veterinario. Dependiendo de la gravedad de la lesión que generó la conjuntivitis, el perro suele mejorar por completo en un máximo de quince días, ya que su organismo suele reaccionar bien al tratamiento. Lo ideal es diagnosticar pronto para comenzar el tratamiento correcto.

Cachorro con conjuntivitis: ¡sabe cómo es el tratamiento!

No existe ninguna receta de remedio casero para la conjuntivitis canina. Por ello, es muy importante que ante los primeros síntomas, su mascota sea llevada a una consulta con el veterinario. Sólo un profesional capacitado puede recomendar la mejor forma de tratamiento para esta enfermedad.

Si el caso es más leve, la recomendación puede ser el uso de un colirio para la conjuntivitis canina con la limpieza de la región, generalmente realizada con el uso de una gasa y solución salina. Si está en un estado más avanzado, puede ser el caso de acudir con un antibiótico para la conjuntivitis canina. No intentes utilizar alternativas caseras, ya que esto podría dañar aún más la visión de tu peludo.

Subir